A CELSO

A CELSO.

                       

Desde que me enteré ayer no se me quita de la cabeza nuestro querido Celso, bellísima persona, gran amigo y compañero de afición y todo lo que se pueda decir de él en estos momentos es poco. Otro de los pioneros, al que conocimos mi padre y yo en 1984, en la primera reunión nacional en el antiguo aeródromo de Cáceres cuando fundamos la AAE, allí estaba Celso con su Goldwing con el que nos hizo una bonita exhibición.

Otro de los aficionados y amigos que pasó de visita por Córdoba acompañado de su mujer para saludar a mi padre, en aquellos años 80, al que agradeceré eternamente el vuelo que le dio a su amigo Aurélio en la Taylorcraft, cuando a mi padre se le concedió el premio "El Don de Volar" (foto).

Celso siempre fue un referente, un amigo que siempre estaba ahí para cualquier consulta, siempre dispuesto, al que le brillaban las pupilas cuando hablaba de aviones y que como a tantos de vosotros, se le notaba el cariño que le tenía a mi padre y que era mutuo.

Recuerdo ahora cuando vimos la Taylocraft en Antequera y allí decían que era de un inglés y que no podía volar por problemas de motor, etc, y llegó Celso le hizo cuatro cosas y se la llevó en vuelo directamente a La Cervera, Cáceres, era un fuera de serie, y pienso en estos últimos años lo que habrá disfrutado tornillo a tornillo, dejando impecable su Taylor, mejor que de fábrica.

Querido amigo Celso seguirás vivo en nuestros corazones y la llama que nos dejaste a tu paso por nuestras vidas jamás se apagará, hasta siempre y Descansa en Paz. Mis condolencias a su familia y amigos.

Salvador Castañeda.